martes, 13 de septiembre de 2016

Eskerrik asko Donostia

A veces creo que si en el cielo hay una ciudad, se debe parecer a San Sebastián. Esta increíble ciudad a orillas del cantábrico me cautivó cuando la visité por primera vez en 2010. Hace un par de semanas la volví a visitar (ya llevo unas 5 veces) y sigo encantado. No me decido en que es lo que más me gusta. Pueden ser sus playas -Ondarreta, de la concha y Zurriola-, el monte Urgull con sus muchos caminos; o a lo mejor sus deliciosos pinchos y la manera como sirven el txakoli -para que rompa la burbuja- o las calles del casco antiguo. Sea lo que sea, San Sebastián es espectacular.



Playa de la Concha

La vez pasada que fuí, más no la última, entre pinchos y txakoli, visité el museo de San Telmo (patrono de los marineros), en el cual hay una exposición permanente muy recomendada acerca de la historia de la ciudad y de la cultura vasca en general. En esta visita no puede faltar admirar "los lienzos de Sert" a los que vale la pena dedicarles un rato para detallarlos. Por otra parte, de manera más contemporánea, se proyecta un video que muestra los desafíos de nuestra sociedad, este invita a hacer una reflexión alrededor de temas como el encaje de la sociedad vasca en Europa, la multiculturalidad, el medio ambiente y la igualdad de género.

La verdad es que cada vez que visito San Sebastian me gusta más, e insisto, no sé qué es lo que tanto me gusta. A lo mejor es una suma de una gran cantidad de elementos que hacen que crea que si en el cielo hay una ciudad, se parezca a ella.

Auditorio Kursaal donde entre muchos eventos se celebra el festival de cine de la ciudad

Agur y Eskerrik asko!