domingo, 7 de febrero de 2016

Para la que pudo ser y no fue.

Permitan que me ponga sentimental y que hable de ella, de su mirada que me lee las buenas y malas intenciones, de su sonrisa que provoca la mía, del brillo de su pelo que de solo "aletearlo frente a mi me libera de esta oscuridad que me abraza" (Andrés Caicedo).

Hoy estoy sentimental y me dio por escribir de ella, de cuando le miro y me gusta; y de cuando ella me mira y me gusta aún más. A ratos me pregunto: Qué tanto le puedo llegar a querer?
Cuántas veces puedo llegar a repetir: Cómo no quererle si tiene todos los defectos que me gustan? 
Un día la empecé a conocer e irremediablemente quise saber más de ella.  
No se si ella lea esto y mucho menos, si es el momento adecuado de decirlo, puesto nunca es buen momento y aquí me pregunto: Cuándo es buen momento?  Acaso es mientras se camina por el centro de la ciudad? Cuándo se cruza una avenida? Mientras se sube juntos en ascensor? Dando un paseo por la playa? Mientras se beben unas birras... cuándo?

Hoy por hoy le echo la culpa a esas redes sociales que me permiten verle y es que un día cualquiera, sin afán ni propósito, me aparece una foto suya y esta me coge muy desprevenido y sonrío.
Anoche la soñé y fue tan lindo volver a verla, con ese vestido -en mis sueños azul- que le queda tan bien y su mirada a veces perdida, a veces inocente. Me saludó, la saludé y maldita sea me desperté.
Un día me pregunté: Y si le hubiese conocido antes?
Y es que la vuelvo a mirar en fotos -a ratos creo que no es bueno- y digo: Enserio! Todos los defectos que me gustan, a veces creo que no puede ser tan cierto.
Después de un rato, cuando me desencanto es que me digo: Pudo ser y no fue. Por algo será.

Ese: "no me importa" tan suyo, ese recuerdo que un día o noche me dejó, ese peligro que me inspira y si, esa pasión que me despierta. Esa rabia que me da cuando no la veo, ese recuerdo que siempre me roba una sonrisa, o esa mentira que me dice, ese verso que lleva su nombre y nunca escribí, esa risa y suspiro que me provoca, esa confianza que me inspira, esa vergüenza que me provoca al mirarle, ese comentario en mal momento, esas ganas de verla, esas coincidencias que vivimos, esa conversación que quedó inconclusa pero de la que tanto aprendí, o la invitación a la que me dijiste si pero nunca concretamos, ese recuerdo borroso que eres, esa mirada inexpresiva que me cautivó, o es acaso la manera como a veces sin querer nuestras manos se rozan?  ese pasado escondido que te trajo a este presente tan incierto, esos excesos que tanto te gustan, esa oportunidad que solo sabes tu nunca llegó, o fue mi timidez? esos cinco minutos que te bastaron para enredarme, o esa frase que solo tu y yo entendemos, el recuerdo que me evocas, esas horas de clase que me pasé pensándote, tu  indiferencia, el habernos conocido muy  tarde, o el que nuestros caminos se separaran apenas conocernos, o tu indecisión, o solo el hecho de que existas y por suerte te cruzaste en mi camino: 5 minutos, 5 años o a lo mejor ya van 10!

Independiente de lo que sea -o fue?-  tal y como dice el título: "... Y no fue". Algo pasó (o no) y pues todas esas buenas intenciones quedan aquí, esperando que algún día las lean tus ojos.

Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario