lunes, 18 de enero de 2016

La vie en rose

Es el título de una canción de Louis Armstrong o de Edith Piaf.
En esta entrada no hablaré de un viaje en concreto, si  no de cómo el destino de una manera u otra nos acaba llevando a donde debemos ir. A veces pienso cuando me siento triste y desesperado que ese libro es muy capcioso y que a veces le pusieron corrector donde yo debía reir. Pero a mi favor juega la memoria. Con ella suelo recobrar la sonrisa y afronto el momento de un modo mejor. A lo mejor exagero y se puede pensar que vivo en un mundo paralelo a la realidad pero, esa es mi realidad. Cómo no pensar que el destino lo pone a uno en el lugar y momento indicado cuando miro fotos de lugares y recuerdo experiencias tan increibles como Polonia? De lugares tan especiales como el Lago Balaton? O cómo no vivir en algo parecido a una realidad paralela cuando recuerdo los sonidos de Kenia? Y por último, no es acaso esta mi realidad?  A lo mejor a veces un poco gris, pero el aleteo del colibrí de enfrente de mi casa le pone un poco de color.

Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario