martes, 3 de febrero de 2015

Ya vamos para un año.

Así es, hace un año aproximadamente que empecé a escribir este blogg en el cual quise compartir algunas de mis experiencias mientras participaba en el programa de intercambio Erasmus en Hungría. Ahora que se acerca la fecha del aniversario miro fotos, encuentro en mi (des)orden cosas que allí compré, recuerdo alguna que otra anécdota; no puedo evitar reír y sentir nostalgia al mismo tiempo.
Hacer una lista sería muy largo, así que solo quiero mencionar algunas cosas: Instant, el tren hacia Gödöllö y no quedarme dormido, los Gyros a 500 Hft y como no, despertarme cada día ver a través de la ventana de mi habitación esta imagen.

Ya pasó un año desde que me subí en ese avión lleno de expectativas y miedos, dudas y convencimientos y más cosas. Hoy, cuando pienso en lo que hice y deje de hacer me convenzo más en aquello que en alguna entrada ya dije respecto a que Hungría para mi ahora significa ahora mucho más que un país. Es una experiencia que difícilmente olvidaré, se que me cambió de alguna manera u otra, me abrió y a la vez me cerró puertas y no me salen más comparaciones así que aquí lo dejo.

Es un aniversario de esos que me provocan grandes emociones pero seguro de que son de aquellas que me hacen más sonreír que sentir nostálgico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario