jueves, 6 de febrero de 2014

Viaje de ida.

Este viaje empieza como todos los demás: con algún problema para embarcar. Esta vez fue el portátil que para pasarlo por los rayos-X tenía que estar fuera del equipaje de mano, después que me tenía que quitar el saco que llevaba, que sacara las monedas... mientras el portátil pasaba y yo quitándome el saco y la gente haciendo cola y siento que me empieza a dar un calor de esos que solo dan en esa clase de momentos. Pero bueno, al estar escribiendo esto desde Hungría, se sabe que fue el único inconveniente, porque pues ya estoy en Gödöllö.
Al subir al avión me doy cuenta que no soy el único y es que comprendo mucho de lo que mis compañeros de avión dicen, tanto si hablan en castellano como si lo hacen en catalán, pero también hay mucho de los otros viajeros que no entiendo ni una sola palabra, esto es una de esas señales que le da la vida a uno para indicarle que acaba de empezar una experiencia de esas que me marcará en la vida y seguramente la manera como la veo.
Advierto que al lado mio hay sentada una señora que seguramente es de Hungría, lo digo ya que en las letras de su pasaporte pude identificar lo siguiente: MYGAR y Hungría en húngaro se escribe: Magyarország (cortesía google traductor).
Al lado de ella, en la ventana (yo estoy en el pasillo) hay un chico español, lo sé por su acento y creo que su amigo es gaucho, le ha llamado "boludo". El mundo se abre en menos de un metro cuadrado. 

Queda algo así como una hora de viaje y la ansiedad y los nervios empiezan su ya común montaña rusa dentro de mi. Lo acepto no hay vuelta atrás, llevo conmigo buenas intenciones: Estudiar, aprobar, aprender, conocer y comprender. Pero llevo también algún par de malas intenciones: Salir, trasnochar y lo que esto me deje. Hay que equilibrar estas intenciones.

El avión aterriza 30' mas tarde de lo previsto, era Ryanair, agradezco de llegar.

2 comentarios:

  1. Genial l'escrit!

    Te deseo que las malas intenciones ganen de goleada a las buenas!
    Que es eso del equilibrio? ;-)

    Un abrazo suizo parce! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese equilibrio que no se debería perder.
      Un abrazo húngaro güevon!

      Eliminar