domingo, 23 de febrero de 2014

Unos cuantos días después.

El título ya habla por si solo, así que aquí voy a (d)escribir un poco cómo han sido estas dos semanas que llevo en esta aventura.

Los primeros días fueron como cualquier primeros días, conociendo, mirando, caminando, todo te parece bonito, todo te gusta, todo tiene su lógica y piensas que todo debería ser así, etc... estás más que a gusto.

Mi compañero de habitación es un brasilero que se quedará todo el año y no voy a mentir, es buena persona, muy tranquilo, muy sudamericano, muy de los míos. Así que por ese lado me siento más que agradecido, porque ya he oído historias de compañeros que se comen la comida de los otros, hacen fiestas todos los días y de otros que no comparten ni la sal para cocinar.

En este poco tiempo que llevo aquí, la primera sorpresa la tuve el primer fin de semana ya que una amiga de Vic, Anna Mir, vino de tour a Budapest con sus amigos de Wroclaw (que se pronuncia de una manera super extraña que aún no puedo decir), así que el primer fin de semana ya me tocó aprender a coger el tren hacia Budapest sin tener ni idea de a donde iba, ni el precio ni nada, pero bueno gracias a Google Maps (propaganda gratis), las cosas son un poco mas fáciles. El caso es que con ellos hicimos uno de esos toures gratis caminando por la ciudad, los cuales son bastante interesantes. Como no podía ser de otra manera, terminamos en un bareto haciendo un par de birras que tuve que apurar porque no sabía como llegar a la estación del tren ni donde conseguir el pasaje de vuelta. Primeros apuros de mi estadía. Ni mucho menos el último.

Después de esa gran visita, la primera semana transcurrió entre idas al centro a comprar comida, platos, ollas, ir al banco, vamos hacer cosas de persona "adulta responsable". Así siguió hasta que llegó el día en el cual la historia se empieza a enderezar, el famoso y ansiado "Welcome day". Por que tan importante? Hombre después de todo un día de conocer gente de muchos países e intentar recordar sus nombres, el destino quiso que acabáramos en Budapest dándolo todo, literalmente, en un bar que estaba bastante a reventar de gente, para terminar cogiendo el tren de vuelta a las 5:05 am. Por eso tan importante y así es como se empieza a enderezar todo. Este Welcome day fue un jueves, así que el viernes no era persona y estoy seguro que más de uno ha hecho lo siguiente: El guayabo/resaca no solo es física, si no también moral, lo que nos impulsa a las 5 pm levantarnos de la cama e ir a hacer algo con nuestra vida, en mi caso fue ir al supermercado a comprar: ensalada, carne, pasta... cosas comunes y ni en broma pasar por la sección de bebidas porque: "yo ya no voy a volver a beber"... si nene si... espera que no sabes lo que te espera. El sábado se tenía que repetir, esta vez se me fue un poco más de las manos y total, me quedé dormido en el tren, me pasé como 3 o 4 paradas me desperté y le dije al chico que iba conmigo, Amer de Polonia: Hey! We've already passed Gödöllö! Su respuesta fue: Really?; si really nos habíamos  pasado. Nos bajamos del tren (eran las 5:35) le preguntamos al controlador a que hora pasaba el siguiente hacía Gödöllö a lo que nos responde (no en inglés ni por asomo): 6:07, vale... estábamos en un pueblo perdido en la mitad de la nada, cansados, con sueño, con frío y tenemos que esperar 30' a la intemperie porque el señor no nos podía dejar entrar a su oficina por algo que nos dijo en húngaro que no supimos que era. Pero bueno, algo tengo claro, seguramente no será la última vez que me pase.



Después de un fin de semana un poco agitado, el lunes empecé las clases. A la primera sin querer queriendo llegué tarde y es que esta universidad es imposible de entender, además de todo estar en húngaro que eso es algo de lo que se tendrá que hablar más adelante, con lo que me di cuenta que el inglés no es la solución a todos los problemas en el extranjero. El caso es que las clases (las que he tenido) han sido de momento interesantes, supongo que es ese síntoma de primeras clases en las que todo es bonito, todo te parece lógico, perfecto y debería ser así siempre, con lo cual espero que sigan siendo así lo que me queda de semestre. De las clases me gusta mucho que parece la ONU, hago clases con gente de muchos países: Zambia, Francia, Hungría, Finlandia, Palestina, España, Polonia, Republica Checa, Italia...creo que no me dejo ningún país y si lo hago lo siento.

Creo que es suficiente de momento.

Salud!

2 comentarios:

  1. "yo ya no voy a volver a beber"... si nene si...jaja clasica de pepe ! ... y por supuesto es bueno saber que se repetiran una y otra vez situaciones de : mierda y ahora que ??? pepe por ahora aprender mucho y los mejores deseos parcero !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase es mítica, todos (excepto los que no beben) la han dicho jajajaja esa es clásica de todos. Todo bien parce, un abrazo.

      Eliminar